Reflexiones: Lavapiés

La noche cae sobre el barrio de Lavapiés, sus calles duermen.

La del Mesón de Paredes prefiere continuar la vigilia, decidimos acompañarla…

Nos adentramos en la plaza, atravesamos un  grupo de personas situado en una de las esquinas. Notamos sus miradas en la espalda, somos extraños… Este primer grupo esta compuesto únicamente por varones de procedencia árabe, y hablan exclusivamente en ese idioma. Preferimos continuar, son gente muy reservada.

Nos sentamos en uno de los bancos de la plaza. Justo al lado del nuestro, una mujer, originaria de algún país de Europa del Este, duerme plácidamente.

Parece como si todo el mundo estuviera pendiente de nosotros. Abro una lata de cerveza para dejar claro que no somos policías. Detrás de nosotros, otro grupo de unas quince personas, esta vez de origen subsahariano, hablan en una especie de idioma mestizo entre el francés, el español y algún dialecto africano; el tono de la conversación aclara que el alcohol ha estado presente a lo largo de la noche.

Justo entonces, una “litrona” estalla detrás de nosotros. Mantenemos la calma, y escuchamos… Parece que la cerveza ha caldeado el ambiente. El hedor a orina que invade la plaza se nos hace insoportable, decidimos movernos.

Subimos las escaleras de la plaza, a mi izquierda, un hombre de mediana edad observa. Decido hablar con él…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s